Miquel Ricart, después de salir de prisión: cómo se ha ganado la vida el único condenado por el caso de las niñas de Alcásser

Miquel Ricart, después de salir de prisión: cómo se ha ganado la vida el único condenado por el caso de las niñas de Alcásser


El nombre de Alcásser resonó este martes en toda España. La localidad valenciana tristemente célebre por el asesinato de tres niñas volvió a lucir en el mapa porque Miquel Ricart, el único condenado por aquel crimen, fue detenido en Barcelona, en un narcopiso del barrio de El Raval. Y lo fue pese a que está muy cambiado de aspecto físico.

Las adolescentes asesinadas eran Miriam García, María Deseada "Desirée" Hernández y Antonia "Toñi" Gómez. En 1997, Ricart fue condenado a 170 años de prisión por tres delitos de asesinato y cuatro delitos continuados de violación, en concurso de tres delitos de rapto y con los agravantes de despoblado y ensañamiento.

Es la única persona que ha sido juzgada y condenada en relación con el crimen. El otro supuesto autor, Antonio Anglés, huyó y sigue en paradero desconocido.

Ricart cumplió 21 años en la cárcel entre las prisiones de Picassent (Valencia), la de Castellón, la de Zuera (Zaragoza) y, finalmente, la de Herrera de La Mancha (Ciudad Real). Nunca recibió visitas ni se le concedieron permisos.

143884.jpg


Se vio beneficiado por la suspensión de la denominada doctrina Parot. Y así, en lugar de salir en libertad en 2023 lo hizo en 2013, el 29 de noviembre de aquel año.

El entonces secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, declaró que no tenía "pronóstico favorable de reinserción". La noticia de esta semana parece haberle dado la razón.

Lo primero que hizo tras salir de la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) el 29 de noviembre de 2013 fue preguntar por su hija: "¿Cómo es mi hija? Me han dicho que es muy guapa". Se refería a Rosa María, la bebé de seis meses a la que abandonó junto a su madre mucho antes de ser condenado.


Siempre mantuvo su inocencia

Ya en libertad intentó rehacer su vida, primero en Córdoba. Se cree que tomó un AVE en dirección a Andalucía, tras pasar varios días en una pensión de Madrid. Sólo un mes después se le ve en Barcelona. Un hombre que viajaba en el mismo autobús que trajo a Ricart desde la ciudad andaluza contó que iba "muy tapado", tal vez tanto como cuando salió de prisión.

149089-1.jpg


Pero Ricart no debió tener mucha suerte en la Ciudad Condal. Se tienen noticias de que luego lo intentó también en la capital española.

Aunque ha procurado mantenerse en el anonimato, cierto tipo de medios le han buscado con ahínco. Por ejemplo, el programa Espejo Público. Le entrevistaron y allí, una vez más, mantuvo su inocencia y dijo ser "un cabeza de turco". En aquel momento, Ricart declaró que "lo que le hicieron a esas niñas no tiene perdón de Dios".

No fue muy distinto de lo que decía desde prisión. El programa Alerta 112 le entrevistó en 1999, cuando aún estaba entre rejas. Ricart insistió en su inocencia y dijo que tenía la conciencia tranquila. En aquella ocasión aseguró que Antonio Anglés había sido asesinado en España y que "la verdad del caso Alcàsser" no había salido a la luz.


Entre la droga y los comedores sociales

En estos años, Ricart se ha ganado la vida como ha podido, visitando con frecuencia comedores sociales y siempre cerca de lo ilícito y de la droga, como consumidor y como camello.

Noticia fehaciente de su vida no se tiene hasta el 18 de enero de 2021. Aquel día la Policía Nacional le encontró en un piso okupa en el barrio de San Isidro de Madrid, cuando presuntamente iba a comprar droga.

Ya en 2022, este martes, los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona lo detuvieron en un narcopiso del Raval por tráfico de drogas.

En noviembre, el Juzgado de Instrucción número 6 de Alzira, que dirige la investigación de la pieza separada del caso Alcàsser que permanece abierta, ordenó varias pruebas de restos hallados en la fosa donde fueron enterradas las tres adolescentes.

Fuente: 20 Minutos

miguel-ricart.jpg




 
Arriba