CCOO Correos FIlomena a nuestro pesar…

foropositores

Administrador
Registrado
30 Jun 2018
Mensajes
11.630
Me gusta
37

FIlomena a nuestro pesar…

Filomeno a mi pesar se titulaba la novela con la que Gonzalo Torrente Ballester ganó el Premio Planeta del año 1988. No sabemos si esta Filomena es la mujer del Filomeno de don Gonzalo, pero la está liando parda. No solo porque ha traído un frío pelón que tiembla el misterio, o por el subidón histórico que las eléctricas y las del gas le van a meter a nuestros bolsillos, sino porque, además, está dejando en evidencia la capacidad de reacción de nuestros gestores públicos ante una situación que ha colocado al borde del colapso el funcionamiento de la sociedad, las comunicaciones y la actividad laboral. Era otra oportunidad, una más, de medir esa capacidad en situaciones extraordinarias y críticas, como la de la COVID, de nuestro presidente y su cúpula directiva. Y, una vez más, otra más, la incapacidad y la falta de liderazgo ha sido el patrón de conducta (y la conducta del patrón). Una vez más, se ha preferido aquello de Si sale con barba San Antón, y, si no, la purísima Concepción. Es decir, otra vez en manos de la improvisación.

Por supuesto que no se puede culpar a nadie de la “visita” de Filomena al tratarse de una situación crítica y excepcional. Pero siendo como era un fenómeno anunciado con antelación (una semana antes ya se sabía la que iba a caer) hay preguntas que van de suyo: ¿Cómo es posible que antes de su llegada la empresa no tuviese previsto un dispositivo excepcional, ante una situación que desde hacía días se sabía que iba a ser muy excepcional?; ¿Cómo es posible que, ante la envergadura de lo que se nos venía encima, no se buscará la complicidad de los trabajadores/as y sus representantes para abordar la situación y evitar las consecuecias?; ¿Cómo es posible que no se constituyera un “gabinete de crisis” a nivel estatal para coordinar las acciones entre el Centro Directivo y las Direcciones Territoriales y las más de 10 mil Jefaturas intermedias? ¿Cómo es posible todo esto en una empresa en la que diariamente más de 55.000 personas tienen que desplazarse para acudir presencialmente a sus puestos de trabajo y, en las que más de 30.000 realizan su jornada en la calle, a pie o conduciendo vehículos?

LO CIERTO es que, como estaba anunciado y todo el mundo sabía, LA MAÑANA DEL VIERNES DÍA 8 COMENZÓ A CAER NIEVE COMO SI NO HUBIERA MAÑANA, dejando inmediatamente en evidencia la absoluta ineficacia del Protocolo PT008, inservible ante situaciones como esta, ya que por toda previsión indica que la empresa estará atenta a las indicaciones de las autoridades. Dicho de otra forma, que estando ya tres Comunidades Autónomas en Alerta Roja, y habiendo activado la Dirección General de Protección Civil y el Ministerio del Interior el Plan General de Emergencias del Estado (PLEGEM), Correos NO HABÍA PREVISTO NADA de antemano. El presidente y sus directivos se limitaron a esperar sentados a ver cómo nevaba. Por mucho que ahora se insista en que las medidas tomadas por Correos para proteger a sus profesionales ante la tormenta Filomena se pusieron en marcha el mismo viernes y se trasladaron a las Organizaciones Sindicales.

LO CIERTO es que en la mañana del VIERNES 8 no llegó una sola instrucción específica, ni a los centros de trabajo, ni a las Organizaciones Sindicales. Es por eso que el viernes 8, CCOO y UGT se dirigieron por carta al presidente exigiendo soluciones, denunciando que ante la inexistencia de instrucciones, algunas Jefaturas habían obligado a salir a repartir a muchos trabajadores/as, poniendo en riesgo su seguridad. Solo a partir de ese momento es cuando se empezaron a improvisar instrucciones, que llegaron tarde y mal para miles de trabajadores/as de los turnos de tarde, que ya se encontraban atrapados en los centros de trabajo. Ni una sola de esas instrucciones se nos comunicó a los sindicatos.

LO CIERTO, es que durante todo el SÁBADO día 9, mientras multitud de empresas, organismos oficiales y administraciones comunicaban a sus trabajadores/as instrucciones precisas sobre cómo evitar riesgos en desplazamientos innecesarios al trabajo, Correos mantuvo un CLAMOROSO SILENCIO. Ni las Organizaciones Sindicales, ni los miles de trabajadores/as que estaban a la expectativa de la evolución de la crisis climatológica pudimos leer unas instrucciones que no existían, mientras las nevadas y la incertidumbre arreciaban.

LO CIERTO es que, ante ese silencio, el DOMINGO día 10 CCOO, conjuntamente con UGT, denunciamos en un comunicado y nota de prensa la INACCIÓN DE LA EMPRESA, y que solo a última hora de dicho día y debido a esa presión, la empresa se movió, aunque no mediante un documento en el que se diesen instrucciones claras, sino dejando caer la responsabilidad de los posibles cierres de centros o suspensión de actividad a las Direcciones de Zona… ¡Y a los propios trabajadores/as! a los que por toda instrucción se les dijo que obrasen con sentido común, sin dejar claro si debían o no desplazarse para acudir a unos centros en los que, con casi absoluta seguridad, no iba a ser posible trabajar el lunes día 11. TODO “UN EJEMPLO DE CLARIDAD Y DE GESTIÓN RESPONSABLE”. Seguro que en unos días aparecen con otra certificación AENOR por buen comportamiento.

LO CIERTO, Sr. Serrano, es que, ante la evidencia de que por su dejadez o por su falta de previsión, se ha realizado una gestión chapucera, irresponsable e incluso temeraria de una crisis climatológica excepcional, usted hace solo lo que mejor sabe hacer: tirar balones fuera y mentir, poniendo su personal máquina de propaganda para crear un “relato de hechos alternativos”:
  • La torticera nota emitida por la empresa intenta hacer ver que existía “un Plan” previo a la llegada de Filomena, algo a todas luces falso a la vista de los acontecimientos y de la improvisación vivida durante días. Son testigos los miles de trabajadores/as de la plantilla, a los que ni se ha informado ni dado instrucción alguna sobre un Plan que solo existe en la imaginación de sus comunicadores.
  • También afirma que se informó a las Organizaciones Sindicales de las decisiones e instrucciones que se habían adoptado, algo igualmente falso. CCOO y UGT podemos demostrar la inexistencia de esas comunicaciones, que ni por escrito ni por ninguna otra vía hemos recibido, y otras Organizaciones Sindicales han denunciado el irresponsable silencio mantenido durante todo el fin de semana (curiosamente un solo sindicato afirma que sí, que sí, que a ellos les llamaron el domingo).

Sr. Serrano, no decimos que tenga usted la culpa de que nieve en este país. Afortunadamente no depende de usted, porque, de ser así, estaríamos orientando el negocio a la contrucción de iglús para salvar el déficit de casi 500 millones en el que nos ha metido su falta de liderazgo e incapacidad para la gestión. Pero entendemos que ante una situación crítica como la vivida -que aun a fecha de hoy está creando graves problemas-, como ya ocurrió con la nefasta gestión de la COVID, se debe asumir la responsabilidad, de los errores en primera persona. Y el máximo, sino único, responsable es usted. Nos queda el consuelo de saber que el refranero es sabio y dice aquello de “Año de nieves, año de bienes”. Esperemos que así sea y que nos traiga un cambio en la Gobernanza de esta empresa. Hemos de confesar que, además y por si existen, también se lo hemos pedido a los Reyes (a los Magos, nos referimos, quédese tranquilo, no se ponga a hacer lobby y campaña en Zarzuela).


Fuente: Sindicato CCOO

65972d94ae830994d6d9deba252e6d56000050.jpg
foropositores
 
Última edición:
Arriba