CCOO Justicia El Ministerio de Justicia pisa el acelerador con la implantación del DICIREG en la Región de Murcia para finalizarla después del verano pese a los con

El Ministerio de Justicia pisa el acelerador con la implantación del DICIREG en la Región de Murcia para finalizarla después del verano pese a los continuos problemas que aún persisten allí donde ya se ha puesto en funcionamiento


Después de Murcia y los juzgados de paz de su partido judicial, Beniel, Alcantarilla y Santomera, el 28 de noviembre entró en funcionamiento en el Registro Civil General de Cartagena y las Oficinas Colaboradoras de La Unión y Fuente Álamo, y el pasado día 12 de diciembre se implantó en Molina de Segura y en los juzgados de paz de su partido judicial, Ceutí, Lorquí, Alguazas, Archena y Las Torres de Cotillas. Hemos conocido que el ministerio tiene la intención de completar del todo su despliegue en el mes de junio de 2023, y así, la implantación seguirá con los partidos judiciales de San Javier (06/03/2023), Totana (27/03/2023), Caravaca de la Cruz (17/04/2023), Yecla (3/5/2023), Jumilla (8/5/2023), Cieza (29/5/2023), Mula (12/6/2023) y finalmente el partido judicial de Lorca para después del verano (20/11/2023), así como sus respectivos juzgados de paz como San Pedro del Pinatar, Torre-Pacheco, Los Alcázares, Alhama de Murcia, Mazarrón, Moratalla, Calasparra, Cehegín, Abanilla, Abarán, Blanca, Bullas, Águilas y Puerto Lumbreras, además de aquellos Ayuntamientos que, sin tener Juzgado de Paz propio servido por funcionarios de la Administración de Justicia, prestan el servicio de registro civil a través del personal propio del Ayuntamiento, como es el caso de Fortuna, Ojos, Ricote, Ulea, Villanueva del Río Segura, Albudeite, Campos del Rio, Pliego, Librilla y Aledo

A pesar de los informes remitidos por CCOO al Ministerio y de los numerosos escritos en los que hemos denunciado las deficiencias detectadas en los sitios donde ya se ha implantado, se siguen repitiendo los errores que tienen como resultado el colapso de las Oficinas Generales y de las colaboradoras, y el consecuente perjuicio a la calidad del servicio que se presta a la ciudadanía

Sólo después de mucho insistir, CCOO ha conseguido que el Ministerio nombre una persona de refuerzo tanto para la Oficina de Cartagena como para la de Molina de Segura, pero además de ser claramente insuficiente y de olvidarse de las oficinas colaboradoras, los mismos han sido nombrados sólo para tres meses, como si en ese ridículo plazo los problemas detectados y la lentitud del sistema se solventaran, máxime cuando son oficinas ya deficitarias de plantilla para sacar adelante todo este ingente trabajo, debiendo consolidarse, a juicio de CCOO, como plantilla estructural y no de refuerzo. Y en el caso de Murcia, las dos personas de refuerzo nombradas en el mes de julio, una vez que ya han sido formadas por sus compañeros en este nuevo programa y que ya saben trabajar en él, cesarán antes de que acabe este mes de diciembre

El personal de refuerzo es escaso, se nombra tarde una vez terminada la formación y por un periodo muy breve, en algunos casos el refuerzo no tiene ni mesa ni tarjeta criptográfica propia porque el CAU o el CAU específico de DICIREG está sobrepasado y no puede gestionar tantas incidencias

Esto nos da la razón a CCOO para exigir la necesaria negociación de las RPTs y del Reglamento donde se deberían clarificar los puestos, las funciones, las retribuciones y la dotación de personal y no llevar al Ministerio a improvisar y a intentar, rozando la ilegalidad, atribuir un doble perfil al personal de alguna Oficina Colaboradora para trabajar compatibilizando sus tareas con las de la Oficina General, lo que se ha logrado parar gracias a la firme negativa de los trabajadores afectados y al apoyo de CCOO

Asimismo, el Ministerio ha empezado a dotar a las oficinas colaboradoras de equipos informáticos y multifuncionales, cuando hasta hace poco se negaba aduciendo que a los Juzgados de Paz los deben dotar de medios sus respectivos Ayuntamientos

Sin embargo, nada más comenzar a andar ya empiezan a notarse las acumulaciones y retrasos tras la entrada en funcionamiento del nuevo modelo de Registro Civil: la lista de espera en materia de nacionalidades, las citas solicitadas electrónicamente a las que no se les puede atender, las juras de nacionalidad (pendientes más de 500 entre las que el Ministerio remite a través del sistema GENARES y las remitidas por los Notarios, a las que hay que sumar las juras ya acumuladas de Inforeg antes de la implantación del DICIREG), la tramitación de los expedientes de matrimonios que empiezan a ser largas las listas de espera debido a los retrasos provocados por Dicireg,...

Los borradores que se realizan en las oficinas colaboradoras, por ejemplo de nacimientos, matrimonios, etc., no se pueden pasar directamente a la firma del encargado, y requieren un trámite de reasignación desde la Oficina General que alarga y complica innecesariamente los trámites, y somete a la Oficina General al estrés de tener que revisar constantemente lo remitido por las oficinas colaboradoras debido a la urgencia de algunos expedientes. Otros trámites también se han vuelto farragosos como los expedientes de nacimiento donde la comunicación con los solicitantes se realiza a través de email y dicha operación requiere una constante atención por los funcionarios

En las oficinas colaboradoras se han incrementado los tiempos para la obtención de certificados y la falta de medios personales, especialmente en aquellos en los que sólo cuentan con dos personas (como Fuente Álamo, Beniel, Santomera, Lorquí…) ha provocado que durante la implantación de Dicireg se hayan desatendido algunas funciones que tienen como Juzgado de Paz (exhortos, etc.). Eso sin contar con que existen oficinas como Ceutí, o como también ocurrirá en Moratalla o Cehegín que ni tan siquiera tienen implantado el sistema INFOREG

Por no hablar de las condiciones físicas de algunas Oficinas Colaboradoras que ya antes de esta implantación no eran adecuadas para una atención decente a sus ciudadanos (como es el caso de Las Torres de Cotillas), o de Juzgados Mixtos que se convertirán en Oficinas Generales en los que sólo hay una persona dedicada a las funciones de registro civil como en Caravaca que, de nombrarse una persona de refuerzo ni tan siquiera existe espacio físico donde ubicarla, o en Molina de Segura donde no todo el personal del registro civil tiene una mesa

Y a ello se le añade que en algunos partidos judiciales donde próximamente se implante, las funciones de registro civil se llevan en el Ayuntamiento correspondiente, ya que no existe Juzgado de Paz como tal con personal de la Administración de Justicia

Y con este panorama, el Ministerio, lejos de solventar en un tiempo aceptable todas las deficiencias que les estamos denunciando, insiste en seguir con su implantación, de tal manera que la Región de Murcia será la primera región que, a la vuelta de verano, tendrá implantado en todo su territorio el nuevo modelo de Registro Civil, eso sí, a costa de someter a un estrés innecesario al personal y a unas largas esperas a la ciudadanía para resolver sus trámites, pero eso no importa ni al Ministerio ni a las autoridades judiciales regionales que insisten una y otra vez que es mejor tenerlo todo implantado aunque sea a cualquier precio, y ya después… Pero la experiencia de otros modelos piloto en la región nos dice que luego no solo no se mejora, sino que se empeora (véase la NOJ en la ciudad de Murcia…)

Lamentables decisiones que juegan con los derechos de la ciudadanía a una Administración de Justicia rápida, eficaz y eficiente


Fuente: Sindicato CCOO

e1e8ba153d77ff86eaeceab949b86807000050.jpg
 

Quizás pueda interesarte:

Arriba