Más de 1.000 opositores nos visitan diariamente para informarse, por algo será ;)
 Ayuda a mantener la web activa  Propuestas de colaboración

El Gobierno asume el fiasco del tren extremeño y pide explicarse en el Congreso

foropositores

foropositores

El Gobierno asume el fiasco del tren extremeño y pide explicarse en el Congreso



El fiasco del tren extremeño ha abierto al Gobierno un nuevo frente con los grupos de la oposición, que han presentado una batería de medidas en el Congreso de los Diputados, pese a haber pasado casi un mes desde que acabó el periodo ordinario de sesiones. También ha llevado a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, a reclamar una comparecencia ante la comisión del ramo para dar explicaciones sobre lo ocurrido con esta infraestructura, que ha supuesto "un disgusto mayúsculo" al Ejecutivo, según la propia secretaria de Estado de Transportes, Isabel Pardo de Vera. Y solo 10 días después de la inauguración de este nuevo tramo.

Previsiblemente, y a pesar de que la ministra ha registrado un 27 de julio su solicitud para "informar" sobre el tren extremeño, apenas una semana y media después de participar en la inauguración anunciada a bombo y platillo —con Felipe VI y el presidente, Pedro Sánchez, presentes en ese viaje institucional—, se da por hecho que no dará explicaciones hasta la última semana de agosto, al estar fuera del periodo ordinario de sesiones, explican fuentes parlamentarias.

Incluso, podría darse que hubiera que esperar hasta septiembre, ya en pleno arranque del nuevo curso político. La tercera opción, que estas fuentes describen como la menos probable, pero que tampoco es descartable, es que la titular de Transportes pueda acudir a la Cámara durante la próxima semana.

En cualquier caso, se trata de una cita reclamada por los diputados Edmundo Bal y Juan Ignacio López-Bas, de Ciudadanos, un día antes de que la pidiera formalmente la ministra, y que llega después de que los dos diputados del PP por Badajoz, Víctor Píriz y Teresa Angulo, exigieran explicaciones a través de cinco preguntas escritas al Gobierno.

Las reiteradas incidencias y retrasos del tren, con episodios de falta de aire acondicionado en los vagones en plena ola de calor, han caído como un jarro de agua fría en Extremadura. "Esto es un tema de la suficiente envergadura para que se resuelva o el responsable se tenga que marchar", llegó a advertir el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, hace escasos días. En el acto institucional de inauguración, el propio Pedro Sánchez fue tajante: "Se acabaron los retrasos injustificados e injustificables, las falsas promesas y los eufemismos para hablar del tren en Extremadura". "Asumimos las enormes carencias".

Que el presidente de Renfe, Isaías Táboas, afirmase que se ajustarían "los tiempos de viaje" para que "la gente no tenga la sensación de que el tren va tarde", fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de una región que ha esperado hasta el 18 de julio de 2022 para ver inaugurado el primer tramo de su 'alta velocidad', que ni siquiera es tal. La propia web de la compañía ferroviaria atribuye una velocidad media de 240 kilómetros por hora a los trenes.

En su comparecencia del miércoles, en Mérida, la secretaria de Estado de Transportes achacó a la falta de refuerzos en los retenes de mantenimiento y a unos horarios demasiado ajustados los sucesivos retrasos registrados en la red ferroviaria extremeña. Desde el ministerio, recuerdan que Pardo de Vera se reunió con la Junta de Extremadura, reiteró las "disculpas" por los problemas causados y explicó los mecanismos que quiere aplicar Transportes para minimizar las incidencias.

También sostienen que la situación ha mejorado en los últimos días y que el ministerio está destinando una importante cantidad de recursos a abordar los problemas del tren extremeño. Como ejemplo, y según datos de Renfe, destacan que el Alvia Badajoz-Madrid de la mañana del jueves llegó a su destino tres minutos antes de lo previsto, si bien el Talgo Madrid-Badajoz, también de la mañana, se retrasó 13 minutos.

Por su parte, el diputado del PP Víctor Píriz tilda de "broma de mal gusto" que los extremeños sigan siendo "ciudadanos de segunda en materia de infraestructuras y conexiones ferroviarias". Sostiene que "ni es un AVE", como vendió inicialmente el Ejecutivo, ni se puede considerar más que "un tren semidigno".

Los populares preguntan cuántos años llevan en servicio los trenes Alvia llevados a Extremadura para "hacer el paripé", "cuántas averías medias tenían en su destino anterior" y hasta si el Ejecutivo considera que las averías "constantes" son fruto de una "precipitación en la inauguración de la línea". En esta línea, reclaman explicaciones por las "continuas averías, retrasos y problemas", y lo cuestionan por la estrategia para solventar estas dificultades.

Sea la próxima semana, ya en agosto, a finales del próximo mes o en septiembre, el Ejecutivo tiene que abordar un nuevo frente abierto, afrontando hasta las críticas directas de un presidente autonómico socialista.


El fiasco del tren extremeño ha abierto al Gobierno un nuevo frente con los grupos de la oposición, que han presentado una batería de medidas en el Congreso de los Diputados, pese a haber pasado casi un mes desde que acabó el periodo ordinario de sesiones. También ha llevado a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, a reclamar una comparecencia ante la comisión del ramo para dar explicaciones sobre lo ocurrido con esta infraestructura, que ha supuesto "un disgusto mayúsculo" al Ejecutivo, según la propia secretaria de Estado de Transportes, Isabel Pardo de Vera. Y solo 10 días después de la inauguración de este nuevo tramo.



Fuente: El Confidencial
 
Arriba