Más de 1.000 opositores nos visitan diariamente para informarse, por algo será ;)
 Ayuda a mantener la web activa  Propuestas de colaboración

El cambio climático ya está en Madrid: lagunas desecadas, la fauna se desplaza a cotas altas en la sierra, la máxima histórica de 42,8 ºC,...

El cambio climático ya está en Madrid: lagunas desecadas, la fauna se desplaza a cotas altas en la sierra, la máxima histórica de 42,8 ºC,...


Las olas de calor cada vez son más frecuentes y extremas en todo el territorio nacional a causa del cambio climático. Se estima que en 2050 la temperatura en Europa suba aproximadamente 5 grados, algo que aún se puede frenar. Si esto se diera, Madrid pasaría a tener un clima subtropical y semidesértico como Marrakech o Las Vegas.

Lugares icónicos como El Retiro o el parque del Capricho se verían afectados por el cambio de fauna, por ejemplo, los robles desaparecerían dando paso a otras especies como las acacias. Aunque parezca lejano, en la capital ya se pueden ver efectos del cambio climático que tienen un efecto irreversible.


Desplazamiento de la fauna

En los últimos 30 años se ha podido observar un efecto claro del cambio climático: el desplazamiento de animales (aves y reptiles) y plantas a zonas más altas. Este fenómeno se puede contemplar en la Sierra de Guadarrama e incluso en zonas más altas como el Peñalara, el pico más alto de la sierra de Madrid.

"Las especies que normalmente se encuentran en las cotas más bajas, pero han ido subiendo a las más altas. Por ejemplo, las Encinas se suelen encontrar una altura máxima de 1500 metros de altura, pero debido al incremento de las temperaturas de los últimos años se han movido y ahora encuentran a partir de 1700 metros", explica Santiago Martín Barajas de Ecologistas en Acción.

Hay muchas especies en peligro y algunas que se han adaptado a zonas donde normalmente no se encuentran. "Hay otras plantas afectadas en la sierra de Madrid, el piorno de Montreal se ha encontrado en alta montaña y las encinas también cuando antes era impensable que una especie como estas estuviera ahí", explica Santiago Martín.


Olas de calor más frecuentes e intensas

La subida de las temperaturas y las olas de calor son cada vez más agudas y provocan cambios que podemos ver en la propia duración de las estaciones. El verano cada vez se adelanta más y la primavera comienza a desaparecer.

La ola más fuerte registrada en agosto del 2021, con una anomalía de 4,1 grados de temperatura. Era la cifra de la ola de calor más intensa sufrida desde que existen registros unificados en España desde 1975. Pero La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) muestra que Madrid han superado el sábado 14 de agosto su temperatura máxima absoluta y dos de las estaciones de medición también han superado su mínima más alta. Se trata de las estaciones de medición de Torrejón de Ardoz (42,8 ºC), aeropuerto de Barajas (42,7 ºC), Getafe (42,6 ºC), Cuatro Vientos (42,2 ºC) y Retiro (40,7 ºC).

La anomalía media, añade el estudio, también es muy elevada, con 4,2ºC hasta el momento, la máxima de la serie. El récord absoluto lo tenía Aranjuez: 42,6 grados en agosto de 2012.


Una de las especies en peligro: los reptiles

Los reptiles también son una de las especies más afectadas, un estudio liderado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y en el que participa el Museo Nacional de Ciencias Naturales, ha detectado cerca de 300 puntos calientes de reptiles protegidos en España.

En su estudio han podido analizar el patrón temporal de cambio de clima, de clima, producción primaria y de hábitat en los últimos 20 años en lugares de alto valor ecológico respecto a especies de reptiles catalogados con algún grado de vulnerabilidad. Las áreas importantes para su conservación, mayormente en la región mediterránea.


Incendios forestales más peligrosos

La Comunidad de Madrid registró desde el 1 de enero hasta el 20 de agosto de 2021 un total de 259 incendios forestales.

"Actualmente tenemos la misma cantidad de incendios al año aproximadamente, pero son más difíciles de apagar", explica Santiago. Esta dificultad para apagar incendios se debe a la regla 30/30/30, es decir, una temperatura superior a 30ºC, rachas de viento que sobrepasen los 30 km/h y una humedad relativa menor al 30%. Según los expertos son tres factores que disparan el riesgo de incendios forestales y dificultan su extinción.

El último incendio de Collado Mediano, en la sierra de Madrid, desalojó a más de 500 residentes y ha arrasado más de 82 hectáreas de pinar. Las llamas que devoraban la vegetación eran visibles desde la carretera regional M-601. No es el primer incendio en este pinar, en 2009. El Cerro del Castillo ya ardió en un incendio que arrasó más de 36 hectáreas de monte.

A este incendio actualmente en situación favorable y controlada se le suman las 285 hectáreas arrasadas al sur de la localidad madrileña de Aranjuez. Las llamas también llegaron a amenazar a varias urbanizaciones de viviendas, así como naves del polígono industrial Gonzalo Chacón.

Asimismo, desolación en Cebreros por la destrucción que ha dejado a su paso el incendio forestal que lleva ya más de 3.500 hectáreas destruidas y ha obligado a desalojar a los vecinos de El Hoyo de Pinares. Los puntos calientes se encuentran a ambos lados de la frontera de las dos comunidades, Castilla y León y Madrid.


Aumento de muertes por la subida de las temperaturas

121 personas han muerto por la ola de calor en Madrid este 2022. Según los datos facilitados por el Instituto de Salud Carlos III, en los siete primeros días de la ola de calor (del 10 de julio hasta el sábado 16) han muerto 59 personas en Madrid en ese corto periodo. Prevenir los golpes de calor puede salvar vidas: evitar exposición prolongada al sol en horas puntas, usar foto protección, usar ropa holgada y colore claros y mantenerse hidratados durante la jornada evitando las bebidas calientes o azucaradas.


Disminución de los recursos hídricos disponibles

El agua aprovechable se ha reducido entre un 15% y un 20% en la última década respecto a los últimos 30 años. Esto se debe a la subida de las temperaturas que han subido 1,14ºC desde 2011. "La subida de la temperatura hace que el proceso de evapotranspiración aumente y se lleve mayor cantidad de agua aprovechable bajando el nivel de los acuíferos y ríos de la comunidad", explica Santiago Martín. Actualmente los embalses del Canal de Isabel II empezaron julio 10 puntos por debajo de la media del año pasado, al 69% de su capacidad total. Un dato que se sitúa 6,5 puntos por debajo de la media histórica y 9,7 puntos por debajo del nivel acumulado hace justo un año.

Se pueden hacer pequeños gestos para ayudar al medio ambiente ahorrando agua, siendo eficientes y responsables con el uso y consumo de la misma. Algunos de estos pequeños gestos pueden ser: cerrar el grifo durante el enjabonado, usar el lavavajillas o la lavadora a carga completa, regar al anochecer, pueden ayudar a conseguir una demanda sostenible del agua ya que es un recurso limitado.


Desaparecen las lagunas y charcas temporales

En la Comunidad de Madrid hay innumerables lagunas y charcas temporales que son características por inundarse y desecarse sobre todo en los meses de verano. El cambio climático está acabando con ellas, ya que dependen directamente del régimen de precipitaciones, y la llegada de las especies exóticas, ya que estos cuerpos de agua son altamente vulnerables al riesgo de invasión. Un claro ejemplo se encuentra en San Sebastián, la Laguna de la Dehesa Boyal está en riesgo por la subida de las temperaturas y la contaminación. Estas lagunas y charcas regulan el clima, conservan la biodiversidad y la desecación de zonas áridas. Asimismo, son puntos clave para que la fauna pueda beber y alimentarse.



Fuente: 20 Minutos

laguna-del-campillo.jpg
 
Arriba